Curese a si mismo

Enfermedad? CÚRESE A SÍ MISMO 

      (Fragmento)

UNA EXPLICACIÓN DE LA CAUSA REAL  Y DE LA CURACION DE LA ENFERMEDAD     

EDWARD BACH   

Dr. En Medicina

Licenciado en Ciencias

Dr. En Filosofía

CAPITULO I

No pretende estos escritos sugerir que es innecesario el arte de curar; lejos de nosotros semejante intención; pero sí esperamos humildemente que sea una guía para quienes sufren, y les ayude a buscar dentro de sí mismos el origen real de sus enfermedades para que así puedan ayudarse a curar   La principal razón del fracaso de la ciencia médica moderna es que trata los síntomas pero no las causas Durante muchos siglos, la auténtica naturaleza de la enfermedad ha quedado enmascarada por el materialismo, y así la enfermedad ha tenido todas las oportunidades de extender sus estragos, puesto que no se han atacado sus orígenes

Nunca se erradicará ni se curará la enfermedad con los actuales métodos materialistas, por la sencilla razón de que la enfermedad no es material en su origen. Lo que nosotros conocemos como enfermedad es el último resultado producido en el cuerpo, el producto final de fuerzas profundas y duraderas, y aunque el tratamiento material solo sea aparentemente eficaz, es un mero alivio temporal si no se suprime la causa real.

La enfermedad es, en esencia, el resultado de un conflicto entre el Alma y la Mente, y no se erradicará más que con un esfuerzo espiritual y mental. Estos esfuerzos, si se llevan a cabo adecuadamente, con entendimiento, como veremos más adelante, pueden curar y evitar la enfermedad al eliminar esos factores básicos que son su causa primaria

Quinientos años antes de Cristo, unos médicos de la antigua India, trabajando bajo la influencia del Señor Buda, desarrollaron el arte de curar hasta un estado tan perfecto que pudieron abolir la cirugía, aunque la cirugía de la época era tan eficaz, si no más, como la nuestra. Hombres como Hipócrates, con sus elevados ideales de curación; Paracelso, con su certeza de la divinidad del hombre, y Hahnemann, que se dio cuenta de que la enfermedad se originaba en un plano por encima del físico –todos ellos sabían mucho de la auténtica naturaleza y remedio de los padecimientos

Afirmemos brevemente que la enfermedad, en apariencia tan cruel, es en sí beneficiosa y existe por nuestro bien, y, si se interpreta correctamente, nos guiará para corregir nuestros defectos esenciales. Si se la trata de manera adecuada, será la causa de supresión de nuestros defectos y nos dejará mejor y más plenos que antes. El sufrimiento es un correctivo para destacar una lección que de otro modo nos habría pasado desapercibida y que no puede erradicarse hasta que no se aprende la lección. Digamos también que aquellos que comprenden y son capaces de leer el significado de los síntomas premonitorios pueden evitar la enfermedad antes de que aparezca, o abortarlaen sus primeras fases si se realizan los adecuados esfuerzos correctivos espirituales y mentales. Tampoco tiene que desesperar nadie, por grave que sea su caso, ya que el hecho de que el individuo siga físicamente vivo indica que el Alma que rige su cuerpo no carece de esperanza.

NO te pierdas los otros capitulos, si te gusta comparti la web, puede que haya alguien que este sufriendo y lo necesite

Deja un comentario